39 ESCALONES


The 39 Steps

Gran Bretaña, 1935. 81 min. B/N

Director: ALFRED HITCHCOCK. Guión: Charles Bennett, Ian Hay, Alma Reville (Novela: John Buchan). Música: Hubert Bath, Jack Beaver, Charles Williams. Fotografía: Bernard Knowles. Intérpretes: Robert Donat, Madeleine Carroll, Lucie Mannheim, Godfrey Tearle, Peggy Ashcroft, John Laurie, Helen Haye y Wylie Watson.


“¿Qué son los 39 escalones?”

(Richard Hannay/Robert Donat)


¿Qué es el suspense? El maestro del género lo define de este modo: “Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspense”. Sir Alfred Joseph Hitchcock, quien mejor exploró los mecanismos que lo caracterizan, se empeñó desde el principio de su carrera en desmentir que el suspense y la sorpresa son similares. Con la sorpresa, el público descubre algo que no sabía. Con el suspense, el espectador sabe algo que el personaje ignora y está deseando ver qué pasará cuando se entere.

¿Qué es un MacGuffin? Término acuñado por Hitchcock, es una excusa argumental que motiva a los personajes y al desarrollo de una historia, pero que no tiene relación con ella. No obstante carecer de relevancia, resulta un elemento fundamental para activar el suspense de la película. Hitchcock explica qué es: “La palabra procede del music-hall. Van dos hombres en un tren y uno de ellos le dice al otro: ‘¿Qué es ese paquete que hay en el maletero que tiene sobre su cabeza?’. El otro contesta: ‘Ah, eso es un MacGuffin’. El primero insiste: ‘¿Qué es un MacGuffin?’, y su compañero de viaje le responde: ‘Un MacGuffin es un aparato para cazar leones en Escocia’. ‘Pero si en Escocia no hay leones’, le espeta el primer hombre. ‘Entonces eso de ahí no es un MacGuffin’, le responde el otro”. 39 Escalones es el primer filme en el que Hitchcock recurre a un MacGuffin: “Los 39 escalones”.


still-of-madeleine-carroll-and-robert-donat-in-the-39-steps-(1935)-large-picture


Película británica nº 19 de Alfred Hitchcock, ubicada entre El Hombre que Sabía Demasiado (1934) y El Agente Secreto (1936). Escrita por Charles Bennett, Ian Hay y Alma Reville (esposa del cineasta), se basa en la novela The 39 Steps (1915), del lord John Buchan. Estrenada en 1935 en Londres, 39 Escalones es la primera obra plenamente conseguida de Hitchcock, la que marcó la senda definitiva de su cine. Raíz de muchas de sus posteriores cintas, esta es la pionera en introducir una temática recurrente de su filmografía: la confusión de identidades y el inocente acusado, perseguido o castigado por un crimen que no ha cometido.

39 Escalones narra, casi cronológicamente, la odisea de varios días de Richard Hannay (Robert Donat), un joven canadiense recién llegado de vacaciones a Londres que se ve envuelto por sorpresa en una trama de espionaje tras la extraña muerte de Annabella Smith (Lucie Mannheim), una agente secreta a la que acababa de conocer. Esposado a su cómplice involuntaria Pamela (Madeleine Carroll, la primera musa rubia de Hitchcock), el sufrido Hannay huye a Escocia en tren para evitar que le capturen tanto la policía como un archivillano al que le falta un dedo, al mismo tiempo que aclarar el misterio que da título a la película, algo secundario en Hitchcock, más ocupado en la inverosímil historia de amor que surge entre los dos protagonistas.


39-escalones


39 Escalones, al igual que la relación de la encadenada pareja, se desarrolla con un dinamismo narrativo extraordinario. Viva y absorbente, haciendo a su vez un fino análisis psicológico de los personajes, es una mezcla ideal de thriller de intriga, aventuras, acción, comedia romántica y humor ácido. Concebida como si fuera una serie de episodios perfectamente hilvanados puntuados por un diálogo ingenioso, se rodó en exteriores paisajísticos de Escocia y en los Lime Grove Studios (Londres). La excelente fotografía en blanco y negro, combinada con los ágiles movimientos de cámara, las angulaciones y el planeamiento de encuadres, realzan un marco visual expresionista y un seductor empleo del factor climático (espesa niebla, cielo amenazador…), todo lo cual otorga un aire metafísico-existencial al conjunto y logra crear una tensión psicológica genuina.

39 Escalones, un inteligente ejercicio de suspense, es una trepidante obra maestra del género. Junto a Alarma en el Expreso es la cima de la etapa inglesa en la carrera de Hitchcock antes de acometer el filón hollywoodense. En 1999, el Instituto Británico de Cine la colocó en el cuarto lugar del ranking de las mejores películas británicas de todos los tiempos.


39Steps.Tunnel


“La duración de una película debe ser proporcional a la resistencia de la vejiga humana”

(Alfred Hitchcock)