ILSA, LA LOBA DE LA SS


Ilsa, She Wolf of the SS

Estados Unidos, República Federal de Alemania, 1974. 96 min. C

Director: DON EDMONDS. Guión: Jonah Royston, John C.W. Saxton. Música: Horst Wessel. Fotografía: Glenn Roland. Intérpretes: Dyanne Thorne, Gregory Knoph, Tony Mumolo, Maria Marx, Nicolle Riddell, Jo Jo Deville, Sandy Richman, George ‘Buck’ Flower, Rodina Keeler, Uschi Digard.


ILSA: “Cuando un prisionero se acuesta conmigo ya nunca más vuelve a acostarse con una mujer. Si vive, sólo recordará el dolor del puñal”

AMANTE: “¿El puñal?”

ILSA: “Castradlo”


Celebrada primera aparición de Dyanne Thorne (Connecticut, 1943) como la ninfómana dominatrix Ilsa. Ya con 42 años, con un cuerpo que dejaba en evidencia a mujeres mucho más jóvenes que ella, esta rubia de turgentes senos que había sido modelo pin-up aceptó interpretar a Ilsa. Dicho papel fue asignado de inicio a la también explosiva Phyllis Davis (El Valle de los Placeres, Russ Meyer), la cual lo rechazó por negarse a hacer una degradante escena de lluvia dorada con un general nazi. Con Miss Thorne (en su momento conocida con el apelativo de la “Bela Lugosi femenina”) encarnando a Ilsa empezó un culto ferviente, que ha llegado hasta hoy.


bfi-00n-r8a


Por pura truculencia exacerbada y gracias a Dyanne Thorne como hipersexuada fascista, Ilsa, la Loba de la SS (en la que aparece Uschi Digard, estrella de Supervixens) se convirtió en una cinta fetiche en el mundo más abyecto del underground, habitado por ese grupo de producciones tan irrespetuosas de los códigos morales sobre lo que debe o no debe ser visto. Enmarcada dentro del nazisploitation o sadiconazista, subgénero denostado del sexploitation de serie B que dio su pistoletazo de salida en 1969 con Love Camp 7, la película de Don Edmonds pertenece a la variante llamada WIP (Women in Prison), la cual enseñaba sin pudor comportamientos violentos y sexuales, con especial predisposición hacia el sadomasoquismo, la dominación y el castigo.

Ilsa, la Loba de la SS, producida en Estados Unidos y rodada en Alemania con limitado presupuesto, tiene no obstante un aire de gran producción comparado con otros filmes del género, con unos decorados, vestuario y efectos especiales convincentes y unas interpretaciones mejoradas. Inspirándose en la figura real de la sádica Ilse Koch, conocida como “la perra de Belsen” y directora de un stalag en el III Reich, la película presenta a una implacable comandante nazi de un campo de concentración que, a la vez que usa a los prisioneros masculinos para acostarse con ellos y al día siguiente castrarlos, se dedica a los más salvajes experimentos genéticos con la finalidad de demostrar que la mujer es capaz de soportar más dolor que el hombre.


ilsaaaaaaaa


Delirante mezcla de erotismo bondage, acción y tragedia con un telón de fondo enfatizado con decenas de esvásticas y cuadros del Führer, esta es una película que exhibe todo un catálogo de atrocidades bizarras y de súmmum sexual con guardianas uniformadas y prisioneras semidesnudas, y en las que tienen cabida violaciones, sometimientos, urofilia, descargas eléctricas y otras delicias expuestas gráficamente.

A pesar del escándalo que provocó su aparición que lo llevaría directamente al éxito, Ilsa, la Loba de la SS, por sus mismos excesos, empezando por las proporciones físicas de su protagonista, logra tomar distancia con su contexto y convertirse casi en una parodia de sí misma. Prohibida en Alemania y distribuida de forma casi clandestina en otros países, fue objeto de numerosos plagios y de tres continuaciones, también con Dyanne Thorne en el papel de Ilsa: Ilsa, la Hiena del Harén (Don Edmonds, 1976), Ilsa, la Tigresa de Siberia (Jean LaFleur, 1977) y la no oficial Ilsa (Jesús Franco, 1977).