MESHES OF THE AFTERNOON (C)


Meshes of the Afternoon

Estados Unidos, 1943. 14 min. B/N. Cortometraje

Dirección: MAYA DEREN & ALEXANDER HAMMID. Guión: Maya Deren. Música: Teiji Ito. Fotografía: Alexander Hammid. Intérpretes: Maya Deren, Alexander Hammid.


“La ‘película de trance’ surgida en América tiene fronteras bastante estrictas. Trata de experiencias visionarias. Sus protagonistas son sonámbulos, sacerdotes, iniciados en rituales, y poseídos, cuyos movimientos pueden ser recreados aptamente por la cámara y sus velocidades lentas y rápidas. El protagonista deambula a través de un ambiente potente y hacia una escena climática de conocimiento de su propio ser. Las etapas de su progreso están frecuentemente marcadas por lo que ve a lo largo de su camino y no tanto por lo que hace”

(P. Adams Sitney)


Meshes of the Afternoon (1943) es un cortometraje (segundo puesto en el TOP 20 Cortometrajes favoritos) de catorce minutos de duración dirigido, producido, escrito e interpretado por la ucraniana de nacimiento Maya Deren (Kiev, 1917-Nueva York, 1961) en colaboración con el que entonces era su marido, el fotógrafo Alexander Hammid. Gracias a sus múltiples lecturas y reinterpretaciones, Meshes of the Afternoon se erigió en uno de los filmes experimentales más importantes de todos los tiempos y convirtió a Deren en la voz preeminente del avant-garde cinema de Estados Unidos en los años cuarenta y cincuenta, influyendo a directores como Jean Cocteau, Luis Buñuel o David Lynch. La cinta, adquirida por el MoMA (The Museum of Modern Art) de Nueva York, fue colocada por la BBC en el año 2015 en el puesto cuarenta de las mejores películas estadounidenses jamás realizadas.

En sus inicios pionera de la videodanza, además de coreógrafa, poeta y escritora, Maya Deren, cuyo nombre real era Eleanora Derenkowsky, fue una de las primeras mujeres en hacer cine. Deren definía sus filmes con el término “películas de cámara”, ya que aspiraban a llegar a un público intimista y privado, siendo sus circuitos de distribución más habituales las universidades, las galerías de arte y los museos. Opuesta a las prácticas de la industria fílmica de Hollywood, según ella “un gran obstáculo para que el cine se definiera y se desarrollara como una forma de arte creativo y fino”, decía: “Hago mis películas con lo que Hollywood gasta en pintalabios”.


MESS


Originalmente muda y sin diálogos, en 1952 se hizo una segunda versión en la que se incluyó música de sonidos orientales compuesta por el japonés Teiji Ito, a la postre tercer esposo de Deren. Refiriéndose a Meshes of the Afternoon, el historiador de cine P. Adams Sitney, para quien este cortometraje inaugura lo que él llama “trance film”, escribió: “La tradición central del cine de vanguardia americano comienza con un sueño desarrollado en perspectivas cambiantes”. La película, cuya acción sucede dentro de la psique de su protagonista, se centra en el Mal Viaje como enemigo mortal. Basada en las propias fantasías de su creadora, la historia se cuenta a modo de viaje psico-surrealista por un paisaje onírico que se repite de forma obsesiva, pero que a la vez cambia constantemente, apareciendo elementos nuevos y diferentes personajes o doppelgängers. Deren muestra la experiencia gótica de una mujer que, al volver a su casa y quedarse dormida, explora sus imágenes interiores a través de un sueño/pesadilla y se deshace atormentada por visiones y deslizándose entre realidades alternas.

La tomas ultra-subjetivas en un espacio-tiempo quebrado sumergen al espectador en ese mundo de sensaciones y atmósferas que sólo existen en los sueños, en los que la sensualidad de la violencia física nos vence y lo que inquieta es la intromisión de lo cotidiano en lo anormal. Vemos diferentes versiones y ángulos de la mujer en iguales situaciones, comenzando un nuevo ciclo y fragmentándose en múltiples “yos” con personalidades distintas (espía-observada, cómplice-víctima). Incluso llega el punto en que convergen tres Derens en una mesa para descubrir quién es el lado oscuro, la que porta el cuchillo, la asesina, la que conduce a la autodestrucción.


porta


El impulso mitopoético de Meshes of the Afternoon se vincula con un ambiente propio del mejor cine negro en la utilización de la arquitectura y el diseño de interiores, además de por el clima de miedo y amenaza. Deren, que rodó la cinta en su domicilio de Los Ángeles, muestra espacios soleados del hogar donde los objetos rutinarios (flor, llave, teléfono, cuchillo) se yuxtaponen y obtienen un misterio sobrecogedor, adquiriendo un significado metafórico y tendiendo las redes (meshes) de la cotidianidad sobre la mujer. De intrincado y pródigo simbolismo e influenciada por las enseñanzas de Galka Scheyer acerca de la doctrina de Jung, el psicoanálisis y lo freudiano, el filme parece tratar sobre las posibles acciones o decisiones que tomar frente a una situación, sobre la muerte, el asesinato y el suicidio, sobre la desintegración de la identidad femenina o sobre su sexualidad reprimida.

El extraordinario lenguaje corporal que la multifacética Maya Deren enseña en Meshes of the Afternoon casa la coreografía con los rituales íntimos y corrientes. La artista, aquí directora y actriz, utilizó sus movimientos y contoneos para provocar el montaje, sugerir formas rítmicas y crear otras pictóricas. Sin embargo, a pesar del movimiento de Deren en la película, su último fotograma revela que esta heroína-víctima moderna ni siquiera se ha levantado de la silla de la sala de estar. Pero lo que ha imaginado consigue destruirla, porque Meshes of the Afternoon es la historia de un impulso de muerte, de un sueño autodestructivo que mata, porque lo imaginado alcanzó, para ella, una fuerza tal que se convirtió en realidad.


tumblr_mwxdfvoL2H1qa409eo1_1280 (1)


“Esta película se ocupa de las experiencias interiores de un individuo. No registra un evento que podría ser presenciado por otras personas. Más bien, reproduce la manera en la que el subconsciente de un individuo desarrollará, interpretará y elaborará un incidente aparentemente simple y casual y hará de él una experiencia emocional crítica”

(Maya Deren)