¿QUÉ HABÉIS HECHO CON SOLANGE?


Cosa avete fatto a Solange?

Italia, Alemania, 1972. 103 min. C

Director: MASSIMO DALLAMANO. Guión: Massimo Dallamano, Bruno Di GeronimoMúsica: Ennio Morricone. Fotografía: Aristide Massaccesi (Joe D’Amato). Intérpretes: Fabio Testi, Cristina Galbó, Karin Baal, Joachim Fuchsberger, Günther Stoll, Claudia Butenuth, Camille Keaton, Maria Monti.


“Su trazado argumental sirve para mostrar el lado más oscuro de nuestra sociedad, su doppelgänger subterráneo, siniestro, armado de una conciencia tiránica y destructiva capaz de corromper la calma de su sistema político, económico y moral burgués”

(Antonio J. Navarro, sobre Edgar Wallace y el krimi)


¿Qué habéis hecho con Solange? es uno de los mejores y más innovadores gialli de la época dorada del género, apartada de los excesos barrocos de Mario Bava y Dario Argento, que por entonces trazaban una serie de normas asumidas para el giallo. Massimo Dallamano, conocido por haber trabajado con Sergio Leone como director de fotografía, ofrece una película estéticamente contenida y de ritmo calmo, aunque también truculenta y de atmósfera enviciada. Y es que el filme, construido a partir de pistas falsas y giros argumentales, se aproxima más al drama criminal tipo krimi alemán que a las estridencias típicas del giallo modélico.


2412949aip16bnzjxuo4qydeefrlnfgbqi_t6vcvqijzjgxtc65u3ubiuujuntmrvn0q3cp3g7kwc3_gfijq3ikbd_w


¿Qué habéis hecho con Solange?, cuyo título identifica la clave de misterio, se desarrolla en un prestigioso colegio católico de señoritas de Londres, el St. Mary’s, inmaculado en la superficie pero tras cuyos muros rezuma podredumbre moral e hipocresía. Mientras, un asesino sádico y enguantado no identificado empieza a matar a las alumnas, siempre con un cuchillo en la vagina. La película, apoyada por la excelente fotografía del pringoso Aristide Massaccesi (Joe D’Amato) y musicalizada por Ennio Morricone, pinta un ambiente otoñal y de entornos bucólicos, empapándose progresivamente de un espeso clima familiar y un halo de angustia malsana. Toda una vicenda morbosa, a la postre también gótica, mezcla de adolescencia aputanada y fanatismo religioso.

Fabio Testi, en el papel de apuesto profesor de italiano y de dudosa reputación por su affaire extramatrimonial con una de sus alumnas post-adolescentes (la española Cristina Galbó), comparte pantalla con Joachim Fuchsberger, el veterano actor fetiche del ciclo Edgar Wallace, el cual encarna al comisario de Scotland Yard que investiga los crímenes. Camille Keaton, la sobrina-nieta de Buster Keaton y protagonista años más tarde de La Violencia del Sexo, es la actriz que da vida a Solange, cuya presencia en la película se retrasa hasta pasada una hora de metraje, cuando el personaje pasa a ser el eje de la historia.


pr110949


A pesar del cosmopolitismo de su producción y reparto, ¿Qué habéis hecho con Solange? logra una notable unidad de estilo gracias a la dirección de Dallamano. El cineasta, sin incidir demasiado en la violencia y otorgando más importancia a su estructura de whodunit, sí que pone el acento en otro de los aspectos recurrentes del giallo: el erotismo y el sexo oblicuo (lesbianismo, efebofilia, voyeurismo, bondage), beneficiándose de la ambientación en un internado sólo para féminas y explotando el morbo de contar con una pléyade de actrices jóvenes y turgentes.

Al igual que otros gialli de la época, como Una Lagartija con Piel de Mujer Todos los Colores de la Oscuridad, Dallamano aprovecha el marco londinense en el que transcurre la historia para optar por una puesta en escena sobria, que recuerda la flema británica de Hitchcock. Aún así, Dallamano se permite varias salidas de tono puntuales, como la set piece del asesinato de la Galbó en la bañera, que resulta tan o más perturbador que la muerte vía ginecológica del resto de víctimas y que remitía a la famosa escena de Seis Mujeres para el Asesino.


15ciphj


¿Qué habéis hecho con Solange? es una agradecida reformulación del universo giallo. Técnicamente intachable y sorprendentemente lógica, su peculiar mezcla de influencias y la preocupación de su director por fuentes de expresión ajenas al giallo, la han convertido en una rareza exitosa, aunque alejada del influjo de otras películas  más populares del género.