THRILLER. A CRUEL PICTURE


Thriller – En Grym Film

Suecia, 1973. 104 min. C

Dirección: BO ARNE VIBENIUS. Guión: Bo Arne Vibenius. Música: Ralph Lundsten. Fotografía: Andreas Bellis. Intérpretes: Christina Lindberg, Heinz Hopf, Despina Tomazani, Per-Axel Arosenius, Solveig Andersson, Björn Kristiansson, Marie-Louise Mannervall, Hildur Lindberg, Stig Lokrantz, Olle Nordlander, Marshall McDough, Gunnar Palm.


“Lo único que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola”

(Jean-Luc Godard)


El sueco Bo Arne Vibenius, aun con sólo tres largometrajes de juventud, ha dejado tras de sí una honda impronta de anomalía extrema. Se desvirgó en el cine como asistente de realización en Persona y director de segunda unidad en La Hora del Lobo, ambas de Ingmar Bergman. En 1969 dirigió su primera película, Hur Marie Träffade Fredrik, una fantasía con niños, animales y sheriffs crepusculares. Su tercera y última, firmada como Stan Kowalski, fue la nauseabunda y devastadora, abiertamente pornográfica, Breaking Point (1975), la cual presenta a un gris oficinista misógino y esquizoide capaz de inseminar el café de su compañera de trabajo.

Entre ambos filmes, con el sobrenombre de Alex Fridolinski, realizó Thriller-En Grym Film, conocida internacionalmente como Thriller. A Cruel Picture  (a.k.a. Thriller: They Call Her One Eye, y en España como Desenlace Mortal). Título fundamental del cinéma bis europeo inscrito en la modalidad del rape & revenge setentero. Mezcla rara de arte y ensayo y exploitation en su conjugación más abyecta, bizarra, perversa y amoral. Una película prohibida y censurada durante décadas por su violencia desbocada y sexo explícito, por su palpitante incorrección política y su rugiente transgresión social y cultural.


therille


Thriller. A Cruel Picture es el relato sobre la pérdida de la inocencia de una chica, su proceso de vejación y su reparadora revancha final. En una Suecia fría y otoñal, Frigga, de sólo 7 años, es violada por un viejo baboso y queda muda de por vida como consecuencia del trauma. Quince años después es secuestrada por el proxeneta Tony (Heinz Hopz), quien la hace adicta a la heroína mediante inyecciones sistemáticas y la obliga a prostituirse. La ya transformada en Madeleine (Christina Lindberg), con un ojo vaciado (cuya extracción está rodada en primer plano y rodada con un cadáver real) como escarmiento por intentar huir, entra en una iglesia y decide su salvaje venganza tras aprender a conducir y disparar y convertirse en experta karateka.

La ebúrnea de cuerpo menudo Christina Lindberg, Penthouse pet en 1970 con 20 años recién cumplidos y musa de erotómanos durante esa década, encarna a Madeleine, convertida en un icono inapelable con su ominoso parche en el ojo, su cara de niña, sus pezones erguidos y su mirada de odio empuñando un Mauser de cañones recortados. Contenida, metódica y de sadismo glacial, retorcido ángel de la venganza ataviado de forma cercana al western con larga gabardina de cuero negro, su personaje fue reinventado por Tarantino quien calificó la película de Bo Arne Vibenius como “la de venganza más dura jamás hecha”–  para Kill Bill.


thriller


De violencia hiperestética y psicotrónica escenografía, con el uso del ralentí en las escenas de acción a lo Sam Peckinpah y una versión que incluye insertos aleatorios de ingrato sexo vintage, Thriller. A Cruel Picture se construye lenta y formal, con un lenguaje narrativo que remite a la Nouvelle Vague, con pocos movimientos de cámara y un singular tratamiento del encuadre. La apagada fotografía de Andreas Bellis, las distorsiones electrónicas del pionero Ralph Lundsten y la seca naturalidad con que se muestran los hechos enfatizan la sensación de pesadilla inquinosa y sofocante, trágica odisea para Madeleine de todo punto nihilista y desesperanzada.

Thriller. A Cruel Picture (1973) del sueco insano Bo Arne Vibenius es la cinta más violenta y pornográfica de su época. Inexorable obra maestra del cine sleazy más provocador, áspera y dura como el cemento armado, ha conseguido alcanzar, por méritos propios, estatus de culto.


maxresdefault