CUERNO DE CABRA


Kozijat Rog

Bulgaria, 1972. 105 min. B/N

Dirección: METODI ANDONOV. Guión: Nikolai Haitov. Música: Mariya Neykova. Fotografía: Dimo Kolarov. Intérpretes: Katya Paskaleva, Anton Gorchev, Milen Penev, Todor Kolev, Kliment Denchev, Stefan Mavrodiyev, Nevena Andonova, Marin Yanev.


“Este mundo no es para mujeres”

(Karaivan a María)


Cuerno de Cabra, realizada en 1972 a partir de un guión escrito por el novelista búlgaro Nikolai Haitov, es un misterio de Europa del Este. Película desconocida hoy en día, en su momento obtuvo numerosos premios internacionales y alcanzó gran repercusión popular, especialmente en el país de su producción, Bulgaria, donde se calcula que más de un 40% de la población la vio en su estreno. El tercer filme de Metodi Andonov, un prometedor cineasta proveniente del teatro y fallecido de forma prematura a los 42 años de edad, fue elegido en 1994 por la Unión de Cineastas Búlgaros como el mejor de la historia de Bulgaria.



Kozijat Rog está ambientada en la Bulgaria rural del siglo XVII, territorio bajo el yugo del Imperio otomano. Karaivan (Anton Gorchev) es un pastor sefardí que vive feliz con su esposa (Katya Paskaleva) y su pequeña hija María (encarnada de niña por Nevena Andonova, hija de Metodi Andonov, y de mayor otra vez por Katya, que protagonizó un doble papel) en una cabaña alejada de la civilización. Una noche, mientras Karaivan se ausenta con las cabras, cinco turcos violan y asesinan salvajemente a la mujer en presencia de la niña. Cegado por el dolor y la ira, el pastor quema la casa con el cadáver de su esposa dentro y huye a las altas montañas con su hija. Karaivan tomará una decisión que marcará inexorablemente la vida de María: educarla y vestirla como si fuera un varón para garantizar su seguridad y prepararla con rigor y dureza para la sangrienta venganza.

El tiempo pasa, la niña crece y las muertes se suceden. En cada cuerpo padre e hija dejan un afilado cuerno de cabra como símbolo de su venganza. Sin embargo, Karaivan no podrá evitar que María descubra su verdadera identidad femenina y se enamore de un joven y guapo pastor. El amor floreciente de María, que mengua sus impulsos vengativos y choca con la promesa del obcecado Karaivan, será el que conduzca a los desdichados protagonistas a un desenlace inevitablemente trágico, despiadado y de pura desolación, otorgando de esa forma una estructura circular al relato.



Este es un drama intenso en perfecta mezcla de violencia y lirismo ubicado en las indómitas montañas búlgaras, donde los momentos de ternura y afecto quedan rápidamente aplastados por el fúnebre desarrollo de la acción, que avanza hacia la sinrazón y deja al descubierto los rasgos más extremos de la naturaleza humana. Cuerno de Cabra narra cómo una historia de venganza personal (la de Karaivan, o Tanatos) impide la materialización de una historia de amor (la de María, o Eros). Andonov enseña, como hacía Fritz Lang, que la venganza desenfrenada no conduce a nada bueno, más bien al contrario. El filme, que igualmente puede verse como una metáfora de la lucha contra la opresión otomana en Bulgaria, plantea cuestiones morales relacionadas con la posesión, la libertad, el odio, el amor, la educación basada en el rencor y el papel de la mujer sometida y condicionada cultural y socialmente.

Película pausada y sin apenas diálogos, Cuerno de Cabra se sirve voluntariamente de un lenguaje cinematográfico elemental, directo y sin refinamientos estéticos, alternando planos secuencia con primeros planos de rostros. La fotografía de Dimo Kolarov, en un blanco y negro crudo y de naturalismo primitivo, lejos de estilizar la imagen la baña de verismo y cierta tendencia documental, sabiendo transmitir la duras condiciones de vida de la Bulgaria rural. A ello ayuda el sonido diegético de la omnipresente naturaleza y la casi ausencia de banda sonora, la cual incluye una inolvidable y triste nana tatareada por una dulce voz femenina.



Filme ignoto y rudo, rayano lo subversivo y de culto dentro de la fructífera y talentosa cinematografía de Europa del Este de los años setenta. Cuerno de Cabra, una historia sencilla y con tono de leyenda. Vaca sagrada búlgara.