NUESTRO HOMBRE DE MILÁN


La Mala Ordina

Italia, Alemania, 1972. 95 min. C

Dirección: FERNANDO DI LEO. Guión: Fernando Di Leo, Augusto Finocchi, Ingo Hermes. Música: Armando Trovajoli. Fotografía: Franco Villa. Intérpretes: Mario Adorf, Henry Silva, Woody Strode, Adolfo Celi, Luciana Paluzzi, Francesca Romana Coluzzi, Franco Fabrizi, Femi Benussi, Gianni Macchia, Peter Berling, Cyril Cusack, Sylva Koscina.


“La suya no debe ser una muerte cualquiera… sino una muerte dramática. ¡En la virgencita lo quiero ver ahorcado!


Fernando Di Leo es un nombre ligado inexorablemente al cine negro europeo, más concretamente al poliziesco, del que es uno de sus máximos exponentes junto a los muy prolíficos Umberto Lenzi y Enzo G. Castellari. Nacido a principios de los años setenta sobre las cenizas del spaghetti western, el poliziesco italiano, o poliziottesco, como la crítica de la época lo bautizó, retrata un mundo urbano degradado, violento y dominado por el crimen organizado, la codicia y el plomo de las balas. La mayoría de sus películas, cuyos protagonistas –ya sean policías o ciudadanos comunes– se mueven en búsqueda obsesiva de justicia (sumaria), fueron el reflejo de la convulsión que se vivía en Italia durante aquellos años, donde la insatisfacción por la situación político-institucional corrupta se tradujo en violencia callejera y sucesivamente en lucha armada.



La historia de Nuestro Hombre de Milán está tomada libremente de un relato del novelista Giorgio Scerbanenco: Milán, Calibre 9” (cuyo nombre da título, curiosamente, a otra película de Di Leo). Dos asesinos a sueldo muy profesionales (implacables Henry Silva y Woody Strode) son enviados desde Nueva York a Milán para eliminar a un gángster de poca monta, Luca Canali (Mario Adorf), al que la mafia acusa de haberse quedado con una importante partida de heroína. El insignificante Canali, un chivo expiatorio perfecto para el padrino Don Vito Tressoldi (Adolfo Celi), se refugia y huye para sobrevivir, hasta que un sicario de los mafiosos atropella y asesina a su esposa y a su querida hija. Es a partir de este momento cuando el filme se convierte en un torbellino de violencia y energía, con un Luca Canali desatado, ciego de ira y sediento de venganza. El duelo final en un desolado cementerio de automóviles es excepcional, más digno de un western que de una película sobre el hampa.

Uno de los puntos fuertes de Nuestro Hombre de Milán es la caracterización de los personajes (arquetípicos e incluso fumettisticos) y el elenco actoral que la compone. Tarantino, que manifestó su amor cinéfilo por el filme de Di Leo, reconoció que la pareja Silva-Strode le influyó para la que creó en Pulp Fiction con Travolta-L. Jackson. Especialmente destacan dos actores de culto dentro del género: el ultraduro e infalible Henry Silva, aquí algo más hablador, y sobre todo el desquiciado y sudoroso Mario Adorf, cuya interpretación, un portento de implicación y emotividad, remite a su manera a la de Oliver Reed en la soberbia Revolver (Sergio Sollima, 1973).



La Mala Ordina, segunda entrega de la mítica Trilogía del Milieu, completada por Milano Calibro 9 y Il Boss, es uno de los mejores noir europeos de los años sesenta y setenta, si bien con las características autóctonas del poliziottesco (incluso si no hay comisario). Lejos de la poética y el pesimismo existencialista del que hacen gala el polar francés (más hermético) y el cine negro estadounidense, el director de Puglia se decanta por la brutezza, la contundencia, el alto nivel de acción y el mensaje marcadamente subversivo, sin aditivo superfluo alguno.

Rodada y ambientada en una Milán soleada y primaveral, ciudad que junto a Roma, Génova y Nápoles monopoliza gran parte de las ubicaciones del poliziesco italiano, la película igualmente sobresale por la fotografía de Franco Villa, que colorida y con un ligero toque kitsch y setentero se constituye como una de las más atrayentes de ese tipo de cine. El talentoso Di Leo, que arma un guión bien hilvanado y unos diálogos efervescentes, mueve la cámara con un estilo nervioso y emplea planos cortos y abundantes angulaciones heterodoxas. Por su parte, la excelente banda sonora de Armando Trovajoli (que sustituye momentáneamente a Luis Bacalov) alterna las piezas clásicas del género negro con algo de blues-rock típico del Swinging London.



Nuestro Hombre de Milán es uno de los títulos imprescindibles del euronoir en su vena más cruda y sanguinaria. Poliziottesco de alto voltaje. Y es que la vertiginosa caza al hombre que propone il signore del noir all’italiana te deja clavado en la butaca con los ojos como platos y con ganas de más.


“Quizás el mejor noir italiano de la década”

(Paolo Mereghetti)