SEIS MUJERES PARA EL ASESINO


Sei Donne per l’Assassino

Italia, Mónaco, Francia, 1964. 88 min. C

Dirección: MARIO BAVA. Guión: Mario Bava, Marcello Fondato, Giuseppe Barilla (Historia: Marcello Fondato). Música: Carlo Rustichelli. Fotografía: Ubaldo Terzano. Intérpretes: Cameron Mitchell, Eva Bartok, Thomas Reiner, Ariana Gorini, Dante DiPaolo, Mary Arden, Franco Ressel, Claude Dantes, Luciano Pigozzi, Francesca Ungaro.


«El tema central de la película es la confusión de los cuerpos: los cuerpos de los actores, los ‘dummies’ de los cadáveres, los maniquís antropomórficos y, sobre todo, el asesino enmascarado, una figura sin rostro y sin identidad, hasta el punto de que son dos personas. Este tema se manifiesta ya durante los títulos de crédito, que equiparan los intérpretes con los maniquíes (pose hierática, iluminación irreal)»

(Giorgio Placerani)


Mario Bava (San Remo, 1914-Roma, 1980) es, junto a Terence Fisher (Hammer), el verdadero maestro del cine de terror europeo de la segunda mitad del siglo XX. Hijo del reconocido director de fotografía de cine mudo Eugenio Bava y padre del también cineasta Lamberto Bava, estudió Bellas Artes y trabajó en sus inicios como operador fotográfico para figuras tan destacadas como Roberto Rossellini, Raoul Walsch y Jacques Tourneur.

Tras completar dos películas de otro grande como Riccardo Freda, I Vampiri (1956) y Caltiki, il Mostro Inmortale (1959), Bava dirigió su ópera prima La Máscara del Demonio (1960), piedra angular del gotico all’italiana y cinta que transformó a Barbara Steele en una actriz de culto. A partir de entonces, el genio de los colores vívidos cultivaría el «género» (terror, giallociencia ficción, péplum, adaptaciones de cómic, misterio), pero siempre desde la óptica de un autor y la sensibilidad plástica de un artista.



Extremando las propiedades formales y de contenido de La Muchacha que Sabía Demasiado (1963) y debiendo esperar todavía su eclosión con el triunfo de El Pájaro de las Plumas de Cristal (Dario Argento, 1969), Mario Bava funda el giallo, subgénero genuinamente italiano que mezcla el thriller y el terror y que encierra una personalísima cualidad estética y narrativa cuya definición arranca de las primeras colecciones policíacas de la editorial Mondadori, la cuales tenían las portadas de emblemático color amarillo.

Seis Mujeres para el Asesino viene a resumir la nueva corriente del giallo, a la vez que certifica el talento visual de Bava y su hábil capacidad para extraer provecho del espacio y el decorado. La historia se desarrolla casi en un único escenario, una lujosa villa en las afueras de Roma que sirve de salón de alta costura; un sitio con una ambientación tan elegante como opresiva, con mobiliario barroco y tapicería lujuriosa. Marca de la casa, el filme se aprovecha de una iluminación expresionista, un cromatismo saturado hasta lo irreal y un gusto voyeurista en la ejecución de los crímenes. Por su parte, la banda sonora de Carlo Rustichelli, dulcemente siniestra, es una amalgama de latin jazz, mambo y solos de trompeta.


seiss


Tratado de la crueldad. Sinfonía del horror ejercida sobre un microcosmos de personajes mezquinos y grotescos, enviciadas sus relaciones de erotismo turbio y tara psicológica. Jóvenes y bellas modelos asesinadas brutalmente bajo un manto de secretos ocultos. El aroma a veneno, a perfidia. La espantosa cara oculta de la dolce vita. Y ese asesino todopoderoso y de apariciones contundentes, portador de una límpida máscara blanca y vestido con gabardina, guantes y sombrero negros para esconder su identidad. El asesinato como instante epifánico, en Mario Bava elevado a la categoría de arte.

Manierista en cuanto creadora de un estilo propio, demente y macabra y, al mismo tiempo, elegante y sofisticada, Seis Mujeres para el Asesino fue una obra maestra de violencia gráfica sin descendencia directa hasta que llegó Dario Argento, cinco años después, para redefinir el subgénero. Ahora el giallo existe, de verdad. Sei Donne per l’Assassino, un filme de un cineasta-autor único e intransferible. Más que una película de suspense, un manifiesto estético y teórico ya con todas sus características vivas.



«Dales placer, el mismo que consiguen cuando despiertan de una pesadilla»

(Alfred Hitchcock)